La COP27 termina sin un acuerdo sobre las emisiones

COP27

La COP27, la conferencia de la ONU sobre el clima celebrada este año en Sharm El-Sheikh (Egipto), terminó con el desmantelamiento de un muro de piedra de la diplomacia climática -lo que fue una muy buena noticia- y la construcción de otro, que definitivamente no lo fue. Treinta años de obstrucción por parte de las naciones ricas a la hora de debatir siquiera cómo financiar la creciente factura mundial por los desastres meteorológicos provocados por el clima terminaron con una reticente concesión por parte de Estados Unidos de que el tema podía por fin debatirse formalmente, y con un acuerdo para crear un fondo como mecanismo importante para ayudar a pagar esas facturas.

Sin embargo, estos limitados avances sobre las pérdidas y los daños causados por la crisis climática no fueron acompañados de ningún progreso significativo en materia de prevención, es decir, de medidas que garanticen que la contaminación climática se reduzca a tiempo para respetar la línea roja de calentamiento de 1,5℃ que sigue siendo el objetivo hipotético del mundo. No se llegó a ningún acuerdo sobre cómo reducir las posibilidades de que el caos climático desatado por la contaminación de los gases de efecto invernadero borre del mapa a comunidades humanas enteras. Muy pocas de las naciones que son grandes emisoras han cumplido con el espíritu del Acuerdo de París, reduciendo aún más sus compromisos de emisión hacia cero. De este modo, el mundo se encamina a un calentamiento de hasta 2,9 °C para finales de este siglo.

La India, a la que finalmente se unieron otros 80 países -entre ellos Estados Unidos, el Reino Unido y la UE-, había pedido una ampliación cualitativa del objetivo de Glasgow de «reducción progresiva del carbón» para incluir el petróleo y el gas. Esto se convirtió en el centro de las negociaciones en el frente de la reducción de emisiones. Ese esfuerzo acabó muriendo en la trastienda, ya que Arabia Saudí y Rusia -con el apoyo inicial de Canadá– dejaron claro que se negarían a firmar cualquier acuerdo final que contuviera un compromiso de superar ampliamente los combustibles basados en el carbón.

Esta negativa por parte de los principales países exportadores de petróleo y gas a apoyar la acción internacional para eliminar los combustibles fósiles -elemento absolutamente esencial en cualquier plan para proteger el clima- no es realmente un nuevo obstáculo. Arabia Saudí puso la primera piedra de esta barrera en los albores de la diplomacia climática en 1991, cuando insistió en que los acuerdos climáticos de la ONU requerirían no solo ese consenso, sino la unanimidad de los Estados miembros. Esto sugiere, como señala David Fickling de Bloomberg, que aunque el mundo debe dejar rápidamente los combustibles fósiles, los acuerdos en las conferencias de la ONU no serán un camino fructífero para lograrlo.

Los saudíes también han utilizado su veto implícito para paralizar los avances en anteriores COP. Mientras la atención se centró en el carbón, los negociadores pudieron sortear al recalcitrante reino del desierto y encontrar compromisos con países dependientes del carbón como India. Pero al poner el petróleo y el gas en el centro de la discusión, donde sin duda deben estar, India obligó a los saudíes a terminar de construir su muro. Esto al menos deja claro que no habrá ningún acuerdo internacional para acabar con la dependencia del petróleo y el gas: Ni este año, ni el próximo en la COP28 en los Emiratos Árabes Unidos, ni nunca, como señala correctamente Fickling. Esto no es precisamente sorprendente, por muy deplorable que lo hayan hecho parecer los diplomáticos de las naciones importadoras de petróleo.

Eso no significa que la era del petróleo no esté llegando a su fin – por supuesto que sí. Tampoco significa que la colaboración internacional no sea la clave para acelerar ese ocaso del petróleo: lo es. Pero el petróleo no se irá por un plazo diplomático, sino porque las empresas, las ciudades y los consumidores, así como los países importadores de petróleo, adopten sustitutos más limpios, baratos y mejores, principalmente los eléctricos. El papel de los gobiernos no es negociar el fin del petróleo, sino maximizar su dinamismo económico financiando su sustitución. El petróleo puede permanecer como un vestigio, como el transporte tirado por caballos: un producto de nicho utilizado para el entretenimiento turístico en Central Park, o para el transporte rural en Afganistán.

La demolición de un muro de piedra y la construcción de otro deberían enviar un poderoso mensaje a los defensores del clima. Debemos centrarnos menos en tratar de encadenar los combustibles fósiles a través de la diplomacia internacional. En lugar de ello, debemos celebrar en voz alta la realidad de que sustituyendo el gas, el petróleo y el carbón podemos turboalimentar la economía mundial. Países como Arabia Saudí y Rusia, y sus intereses económicos aliados en Texas y Alberta, seguirán obstruyendo la transición a energías renovables más limpias y baratas. Pero al hacerlo, no solo son enemigos de la seguridad climática, sino que también se oponen a una economía mundial inclusiva, próspera y sostenible.

A medida que se acelera la transición desde los combustibles fósiles hacia las energías limpias, un nuevo tema se convertirá en el centro de la agenda de la diplomacia climática: cómo ayudar a las naciones y regiones dependientes del carbón, el petróleo y el gas a diversificar sus economías. Siendo realistas, puede que eso no ocurra hasta que hayamos desplegado suficiente energía limpia como para que los mercados del carbón, el petróleo y el gas comiencen su declive irreversible. Así que, sea cual sea la agenda de negociación anual de la convención climática de la ONU del año que viene, el anillo de bronce al que hay que llegar está bastante claro: un despliegue más profundo y rápido de la electricidad eólica y solar; baterías avanzadas y vehículos eléctricos; bombas de calor y edificios de red cero; hidrógeno verde y fabricación limpia. Es el crecimiento de estas cosas lo que impulsará la disminución del carbono. A menudo lo ignoramos, a nuestro riesgo. Lo importante es crear gigajulios de energía limpia, no redactar comunicados inútiles.

 

ENLACE ORIGINAL: https://www.salon.com/2022/11/22/cop27-ends-with-no-emissions-agreement-the-oil-era-is-ending-anyway–because-it-must/

VEA TAMBIÉN: https://www.entornointeligente.com/2022-05-11/el-calentamiento-mximo-del-planeta-est-a-punto-de-llegar/

Leave a Reply

Your email address will not be published.