Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Una mujer fue condenada por matar a su marido después de que su loro repitiera las «últimas palabras» de la víctima

Un loro fue considerado un improbable «testigo clave» en un juicio por asesinato tras repetir lo que se creía que eran las «últimas palabras» de la víctima.

Martin Duram fue asesinado en su casa de Michigan en mayo de 2015, tras recibir cinco disparos con una pistola del calibre 22.

Su esposa Glenna fue encontrada junto a él, viva, pero con una sola herida de bala, que según la fiscalía era señal de un intento fallido de suicidio.

Su vecina estaba preocupada porque llevaba dos días sin tener noticias de la pareja, que llevaba 11 años junta, y declaró ante el tribunal que normalmente hablaban a diario. Finalmente, entró en la casa y encontró los cuerpos de ambos en el suelo del dormitorio, creyendo inicialmente que estaban muertos antes de que llegaran las autoridades y vieran que Glenna aún respiraba.

El sargento Gary Wilson, que fue a comprobar el pulso de Glenna, relató al tribunal cómo al tocarla, sus ojos se abrieron de golpe y su cuerpo se sacudió, mientras ella decía: «¿Qué estás haciendo?»

Dos años después, Glenna fue declarada culpable de asesinato en primer grado tras ocho horas de deliberación por el jurado del condado de Newaygo, en Michigan.

Según The Detroit News, los informes policiales revelaron cómo la pareja había tenido problemas económicos en el período previo al tiroteo, que se habían agravado por el hábito de juego de Glenna.

Los investigadores encontraron el arma del crimen, una Ruger Single-Six, bajo el sofá.

Pero había algo más que también estuvo a punto de convertirse en una prueba clave: un loro.

Tras la muerte de Martin, su ex mujer Christina Keller acogió a su loro mascota Bud, y se dio cuenta de que empezó a repetir la frase ‘No [improperio] dispares’ con su voz.

«Creo que es una pieza del rompecabezas», dijo Keller a As It Happens.

«Creo que son sus posibles últimas palabras.

«Creo de verdad, con todo mi corazón, que la mayor parte viene de esa noche».

Después de que le recorriera un escalofrío por la espalda, Keller decidió grabar la insólita frase del loro.

«Me aterrorizó», dice.

«Oigo gritos, chillidos y miedo».

El loro no acabó siendo utilizado en el proceso judicial, pero inicialmente fue considerado como una opción por la fiscalía, y el fiscal del condado de Newago, Robert Springstead, dijo en su momento que «hay algunas pruebas que apoyan» la teoría de Keller.

Keller añadió: «Revisé el informe policial. Unos cuatro vecinos me dijeron: ‘Tienes que hablar con ese pájaro’.

«Sé que suena ridículo, pero así de inteligente es Bud y hasta qué punto la gente creía que había sido testigo de esto».

En 2019, la petición de Glenna de un nuevo juicio fue denegada por el Tribunal de Apelaciones del estado, tras alegar que se violaron sus derechos cuando los fiscales utilizaron datos extraídos de teléfonos móviles como prueba en el caso.

Al año siguiente, el Tribunal Supremo anunció que no se le permitiría apelar la decisión, emitiendo una denegación que decía que el tribunal «no estaba persuadido de que las cuestiones presentadas debieran ser revisadas por este Tribunal».

Según The Cinemaholic, Glenna cumple actualmente cadena perpetua en el centro penitenciario Huron Valley de Pittsfield Charter Township, Michigan.

 

ENLACE ORIGINAL: Woman convicted of killing husband after parrot repeated victim’s ‘last words’ (unilad.com)

 

VEA TAMBIÉN: https://entornointeligente.com/2023/01/02/conozca-cuales-fueron-las-ultimas-palabras-del-papa-emerito-benedicto-xvi/

Tags

Share this post:

Relacionados
Category

Suscríbete a nuestro boletín exclusivo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore