Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Rusia puede estar cerca de capturar otra ciudad de Ucrania

Por primera vez en ocho meses, los rusos están a punto de tomar una ciudad de Ucrania, aunque se trate de una pequeña ciudad que ya ha sido abandonada por más del 90% de su población anterior a la guerra.

Las defensas ucranianas en la ciudad oriental de Bajmut y sus alrededores están siendo mermadas por una combinación de intensa artillería, fuego de mortero y ataques aéreos y un compromiso sustancial de fuerzas terrestres, tanto regulares rusos como combatientes de la compañía militar privada Wagner.

Si y cuando caiga Bajmut, puede resultar tentador preguntarse si las fuerzas rusas están mejorando, aprendiendo del catálogo de errores que han cometido hasta ahora en este conflicto y explotando por fin su superioridad numérica y de potencia de fuego.

La respuesta: probablemente no.

Mick Ryan, ex general australiano y autor del boletín WarInTheFuture, afirma que «las Fuerzas Armadas ucranianas podrían decidir que ya han conseguido todo lo que podían permaneciendo en sus emplazamientos defensivos en torno a Bajmut, y que es más importante la conservación de las fuerzas para las batallas posteriores».

Pero una retirada ucraniana no equivale a un desastre si se lleva a cabo de forma ordenada. «Debería tratarse como una táctica rutinaria y no como un presagio de desastre», afirma Ryan.

Los ucranianos han utilizado a Bajmut para infligir pérdidas masivas a la fuerza atacante: según algunas estimaciones, en una proporción de 7:1. Llega un momento en el que es más inteligente retirarse que sufrir pérdidas cada vez mayores y el golpe moral de ver cómo se rinden cientos y quizá miles de soldados ucranianos rodeados.

Para los ucranianos, juzgar ese momento es crítico.

Pero para los rusos, tomar Bajmut no alteraría las deficiencias fundamentales de su campaña.

Fuego de barrera

La batalla de Bajmut sugiere hasta cierto punto que los rusos están cambiando su forma de hacer la guerra, o al menos lo están intentando.

Siguen recurriendo a descargas masivas de fuego indirecto (artillería y obuses, cohetes, bombardeos aéreos) para pulverizar las posiciones defensivas. Esta fue la táctica en las ciudades de Mariupol, Severodonetsk y Lysychansk el año pasado. En resumen: no dejar en pie nada que se pueda defender.

Recordando las palabras del mariscal de la época de Stalin, Georgy Zhukov, «Cuanto más dure la batalla, más fuerza tendremos que emplear».

Pero un fuego tan persistente exige una cadena logística eficiente. Las fuerzas rusas siguen teniendo dificultades en ese sentido.

Sin duda, el final del juego en Mariupol y otras ciudades tomadas el año pasado implicó en última instancia a hombres que avanzaban calle por calle. Pero rara vez se trataba de soldados regulares rusos, sino más bien de unidades chechenas, milicias de las autoproclamadas Repúblicas de Luhansk y Donetsk, y un pequeño número de agentes de Wagner.

Y con frecuencia se desplazaban a territorios ya abandonados.

La campaña para tomar Soledar en enero y ahora la cercana Bakhmut se ha basado en el mismo libro de jugadas, pero con una notable y espantosa excepción: las oleadas de infantería reclutada por el Grupo Wagner de Yevgeny Prigozhin enviadas para inundar las defensas ucranianas.

Prigozhin ha actuado unilateralmente para avergonzar a los militares rusos y pulir su propia reputación. Los combatientes del Grupo Wagner hechos prisioneros por los ucranianos dijeron a la CNN que no tenían prácticamente ninguna coordinación con las fuerzas regulares rusas, excepto el apoyo de artillería, ya que fueron enviados por cientos y miles a la línea de fuego ucraniana.

Prigozhin se jactó la semana pasada de que si Wagner abandonaba Bakhmut, el frente caería.

También hay indicios de que los rusos han utilizado más infantería en sus infructuosos esfuerzos por avanzar hacia Vuhledar, de nuevo con grandes pérdidas.

Es como si los rusos estuvieran atornillando en lugar de integrar una nueva dimensión en su orden de batalla: abrumar las defensas ucranianas con oleada tras oleada de carne de cañón – y aceptar tasas de bajas de hasta el 80% en el proceso.

Un porcentaje de bajas tan devastador es insostenible en líneas de frente que se extienden miles de kilómetros. Para algunos analistas, tales pérdidas significan que «ya se dan las condiciones para un motín militar ruso a gran escala».

Bajmut se ha convertido en una obsesión para los rusos a falta de progresos en otros lugares, mucho más allá de cualquier lógica estratégica. Preocupado por el hecho de que Prigozhin se llevara los ramos de flores mientras recibía los ladrillazos, el Ministerio de Defensa ruso empezó a enviar más fuerzas a la zona.

Pero la concentración en Bajmut puede haber tenido un coste para las operaciones rusas en otros lugares. Más que un triunfo del generalato ruso, la dura campaña para tomar Bajmut, atacada por primera vez hace unos 10 meses, ilustra la desesperada necesidad de una «victoria» -cualquier victoria- independientemente del campo de batalla en general.

Eso puede explicar por qué se ha ordenado a las fuerzas ucranianas que mantengan la línea. Volodymyr Nazarenko, subcomandante de la Guardia Nacional de Ucrania, declaró la semana pasada que los rusos «no tienen en cuenta sus pérdidas al intentar tomar la ciudad por asalto. La tarea de nuestras fuerzas en Bajmut es infligir el mayor número posible de pérdidas al enemigo. Cada metro de terreno ucraniano cuesta cientos de vidas al enemigo».

Desgaste del liderazgo en el campo de batalla

La movilización de Rusia el pasado otoño, con el reclutamiento de unos 300.000 hombres uniformados, proporcionó una reserva de soldados de infantería y ayudó a reconstituir unidades que habían sufrido grandes pérdidas. Al mismo tiempo, Prigozhin estaba registrando las prisiones rusas y convirtiendo a sus fuerzas de Wagner en las tropas de choque de la campaña.

Los comandantes ucranianos sabían que pronto se enfrentarían a otro ataque.

Pero según el Modern War Institute de West Point, «Rusia ha sido incapaz de demostrar que puede integrar eficazmente nuevas fuerzas en formaciones dañadas o construir equipos cohesionados a partir de agrupaciones ad hoc de restos de unidades dispersas».

Rusia está ahora «intentando luchar en un conflicto costoso y prolongado con un equipo de reemplazos de recogida mientras sufre un grave desgaste de liderazgo en el campo de batalla», evalúa el Instituto.

Pero hay más problemas sistémicos.

El conflicto ucraniano ha visto cómo las fuerzas rusas intentaban gradualmente dejar de depender de los Grupos Tácticos de Batallones (BTG), formaciones de armas combinadas que han demostrado estar mal equipadas para el conflicto ucraniano. Su talón de Aquiles: la falta de infantería y de reconocimiento.

La falta de cada uno de ellos en los BTG en el avance hacia Kiev hace un año fue una de las razones por las que la campaña se tambaleó y fracasó. Las fuerzas rusas eran vulnerables a las emboscadas.

Esa vulnerabilidad se ha visto agravada por una cultura arraigada que valora más la obediencia que la iniciativa.

En palabras de un reciente estudio del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, «La formación inadecuada y la incompetencia del personal militar ruso -combinadas con las estrictas jerarquías en las que operaban, que dejaban a los oficiales incapaces de actuar por iniciativa propia- significaban que eran incapaces de coordinar rápidamente avances en profundidad en territorio enemigo.»

Como escribió Rob Johnson en el US Army War College Quarterly: «Las habilidades básicas para la batalla (como estar alerta, gestionar la logística y moverse tácticamente por el terreno para evitar bajas) eran deficientes, y las pruebas sugieren una importante falta de disciplina».

Estas deficiencias no se curan de la noche a la mañana. Y reorganizar formaciones y estructuras en medio de una guerra no es lo ideal, menos aún cuando faltan mandos intermedios competentes. La pérdida de coroneles y tenientes coroneles se suma a los problemas rusos.

Rusia «ha respondido a las luchas en el campo de batalla en Ucrania recurriendo a su modelo anterior de desplegar una gran fuerza de reclutas», afirma el Modern War Institute. «En cierto modo, esto refleja la tensión entre la búsqueda por parte de Rusia de una forma de guerra tecnológicamente sofisticada y su antigua inclinación por la masa simple y robusta».

Esa masa robusta ha infligido ciertamente graves pérdidas a las unidades ucranianas en los últimos meses, y algunos comandantes ucranianos han cuestionado la sensatez de aferrarse tanto a Soledar como a Bajmut.

Pero incluso si la bandera rusa se iza sobre las ruinas de Bajmut, puede resultar una victoria pírrica.

Como escribe Mick Ryan: «Si los rusos capturan Bajmut, estarán apoderándose de escombros. Se trata de una ciudad con una importancia estratégica mínima, en la que casi no quedan infraestructuras para apoyar a una fuerza de ocupación. Que los rusos hayan invertido tanto en su captura dice mucho de su pobre estrategia en esta guerra».

Además, han agotado hombres y material que podrían haber sido muy necesarios cuando los ucranianos emprendan contraofensivas en los próximos meses.

 

ENLACE ORIGINAL: Bakhmut: Russia is on the brink of capturing Ukrainian city. But a win could come at a heavy cost | CNN

VEA TAMBIÉN: https://entornointeligente.com/2023/01/09/ucrania-refuerza-sus-defensas-en-el-este-ante-las-oleadas-de-ataques-rusos/

Tags

Share this post:

Relacionados
Category

Suscríbete a nuestro boletín exclusivo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore