Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La Unesco se ofrece para reparar los daños causados por golpistas en Brasilia

La Unesco se puso a disposición del Gobierno de Brasil para ayudar a restaurar los graves destrozos causados el domingo por radicales bolsonaristas en las valiosas sedes de los tres poderes del país, en Brasilia, informó este lunes la ministra de Cultura, Margareth Menezes.

«Recibí una llamada de Marlova Noleto, directora y representante de la Unesco en Brasil», quien «se puso a su entera disposición para contribuir con la reforma y la recuperación de las sedes de los tres poderes y de todo lo que fue destrozado», anunció Menezes en sus redes sociales.

Miles de partidarios del expresidente Jair Bolsonaro invadieron y causaron cuantiosos daños en el interior de los edificios de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, que tienen un alto valor arquitectónico, pues fueron proyectos del reconocido arquitecto brasileño Oscar Niemeyer.

Durante cuatro horas y media, esos grupos de extrema derecha vagaron con libertad por el Palacio de Planalto -sede del Gobierno-, el Congreso Nacional y la Corte Suprema, dejando un reguero de destrucción a su paso, en un intento frustrado por derrocar al presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Los exaltados, calificados de «terroristas» por el Gobierno de Lula, destruyeron además una «parte importante» del rico acervo artístico que se encontraba en el interior de esos edificios y en el que figuran pinturas, esculturas y mobiliario de gran valor histórico.

Según el Ejecutivo, «hay muchos cuadros rasgados o rotos, especialmente fotografías».

Entre las obras vandalizadas en el Palacio de Planalto está «As mulatas», una de las más importantes del artista brasileño Di Cavalcanti y cuyo valor se estima en ocho millones de reales (unos 1,5 millones de dólares).

«Es espantoso todo lo que hemos estado viviendo desde los ataques terroristas de este domingo en Brasilia», que «es patrimonio histórico material e inmaterial de Brasil», manifestó la ministra, quien prometió «trabajar unidos» para «reconstruir todo lo destruido».

«Es urgente que evaluemos los daños y comencemos la recuperación y restauración de todo el patrimonio, que fue brutal y absurdamente destruido. Un cuadro de Di Cavalcanti destruido a puñaladas revela la enorme ignorancia y violencia de esos actos abominables», completó.

En este sentido, Menezes convocó para este mismo lunes una reunión con los técnicos del Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional (Iphan) a la que se sumará «un grupo de especialistas y restauradores de arte de todo el país». 

Share this post:

Relacionados
Category

Suscríbete a nuestro boletín exclusivo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore