Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Johnny Depp y Amber Heard llegan a un acuerdo tras la apelación

Amber Heard pagará a Johnny Depp un millón de dólares para resolver su larga batalla legal, en la que cada uno acusaba al otro de violencia doméstica.

La suma es una reducción significativa de los 8,35 millones de dólares que se le ordenó pagar después de un juicio de seis semanas en Virginia a principios de este año. Se espera que el pago proceda de su compañía de seguros.

En un comunicado, los abogados de Depp dijeron que donaría el dinero a obras de caridad. Sus abogados han dicho previamente que el caso «nunca fue por dinero» para Depp. En su propia declaración, Heard dijo que había «perdido la fe en el sistema legal estadounidense». También dijo que el acuerdo le ahorra el calvario de más litigios y le permite finalmente «emanciparse» de su matrimonio.

Depp presentó originalmente una demanda por difamación de 50 millones de dólares contra Heard en marzo de 2019 después de que ella publicara un artículo de opinión en el Washington Post en el que se describía a sí misma como una «figura pública que representa el abuso doméstico.»

En el juicio en Fairfax, Virginia, cada actor testificó durante varios días, revelando detalles escabrosos de abuso de drogas y peleas a gritos. Su testimonio fue retransmitido en directo por YouTube y remezclado sin cesar en TikTok y Facebook. Heard alegó que Depp la agredió repetidamente, la asfixió y una vez la violó con una botella de licor. A menudo rompía en sollozos durante su testimonio.

Depp, por su parte, alegó que Heard era la agresora en la relación, y que él intentaba retirarse cada vez que ella se ponía violenta. La pareja había hecho grabaciones de audio de sus discusiones durante el matrimonio, y cada parte reprodujo fragmentos que había seleccionado para tratar de corroborar sus versiones.

El jurado, compuesto por siete personas, falló a favor de Depp en tres demandas separadas por difamación, concediéndole 10 millones de dólares en daños compensatorios y 5 millones en daños punitivos. Esta última suma se redujo a 350.000 dólares para cumplir con un límite legal.

Como pequeño consuelo para Heard, el jurado también falló a su favor en una de sus tres contrademandas, declarando a Depp responsable de una declaración hecha por su abogado en la que se acusaba a Heard de perpetrar un «engaño». Se condenó a Depp a pagar a Heard 2 millones de dólares, lo que dejó una sentencia neta de 8,35 millones de dólares a favor de Depp.

Al mes siguiente, Heard presentó un recurso de apelación, en el que su abogado citaba «errores» cometidos por el tribunal. Sin embargo, el actor de «Aquaman» ha accedido a retirar su apelación.

En un comunicado publicado en Instagram anunciando la decisión, Heard dejó claro que «no hay restricciones ni mordazas con respecto a mi voz de cara al futuro» y arremetió contra el sistema judicial estadounidense por convertir su testimonio en «entretenimiento y forraje para las redes sociales.»

También comparó su experiencia en el sistema judicial estadounidense con la del Reino Unido, donde Depp demandó al tabloide británico The Sun en 2020 por llamarle «maltratador de mujeres» en un artículo. Heard fue testigo principal de The Sun. En ese caso, el juez calificó las acusaciones de «sustancialmente ciertas» y falló a favor de The Sun.

En un comunicado, los representantes de Depp se mostraron satisfechos con el resultado y subrayaron que el veredicto del jurado sigue en pie.

«Estamos encantados de cerrar formalmente la puerta a este doloroso capítulo para el señor Depp, que dejó claro durante todo este proceso que su prioridad era sacar a la luz la verdad», dijeron los abogados de Depp, Benjamin Chew y Camille Vasquez. «La decisión unánime del jurado y la sentencia resultante a favor del Sr. Depp contra la Sra. Heard siguen plenamente vigentes. El pago de un millón de dólares -que el Sr. Depp se compromete a donar y donará (de hecho) a organizaciones benéficas- refuerza el reconocimiento por parte de la Sra. Heard de la conclusión de la rigurosa búsqueda de justicia por parte del sistema legal.»

Heard presentó por primera vez sus acusaciones de abuso contra Depp en 2016, en el curso de su divorcio de la estrella de «Piratas del Caribe». Más tarde recibió 7 millones de dólares en un acuerdo y la pareja acordó no volver a hablar del asunto, firmando acuerdos de no desprestigio y no divulgación.

Lea la declaración completa de Heard a continuación:

«Después de muchas deliberaciones, he tomado la difícil decisión de resolver el caso de difamación presentado contra mí por mi ex marido en Virginia.

Es importante para mí decir que nunca elegí esto. Defendí mi verdad y al hacerlo se destruyó mi vida tal y como la conocía. El vilipendio al que me he enfrentado en las redes sociales es una versión amplificada de las formas en que las mujeres son revictimizadas cuando denuncian. Ahora por fin tengo la oportunidad de emanciparme de algo que intenté dejar hace más de seis años y en condiciones que puedo aceptar. No he hecho ninguna admisión, no es un acto de concesión. No hay restricciones ni mordazas con respecto a mi voz de cara al futuro.

Tomo esta decisión tras haber perdido la fe en el sistema judicial estadounidense, donde mi testimonio desprotegido sirvió de entretenimiento y forraje para las redes sociales.

Cuando comparecí ante un juez en el Reino Unido, fui reivindicada por un sistema sólido, imparcial y justo, en el que se me protegió de tener que dar los peores momentos de mi testimonio ante los medios de comunicación de todo el mundo, y en el que el tribunal determinó que fui objeto de violencia doméstica y sexual. En Estados Unidos, sin embargo, agoté casi todos mis recursos antes y durante un juicio en el que me vi sometida a una sala en la que se excluyeron abundantes pruebas directas que corroboraban mi testimonio y en la que la popularidad y el poder importaban más que la razón y el debido proceso. En el ínterin estuve expuesto a un tipo de humillación que sencillamente no puedo volver a vivir. Incluso si mi apelación en Estados Unidos tiene éxito, el mejor resultado sería un nuevo juicio en el que un nuevo jurado tendría que considerar la edad de las pruebas. No puedo pasar por eso una tercera vez.

El tiempo es oro y quiero emplearlo de forma productiva y útil. Llevo demasiados años enjaulado en un proceso judicial arduo y costoso, que se ha mostrado incapaz de protegerme a mí y a mi derecho a la libertad de expresión. No puedo permitirme arriesgarme a una factura imposible, no sólo económica, sino también psicológica, física y emocional. Las mujeres no deberían tener que enfrentarse a abusos o a la bancarrota por decir su verdad, pero por desgracia no es infrecuente.

Al resolver este caso también elijo la libertad de dedicar mi tiempo al trabajo que me ayudó a sanar tras mi divorcio; un trabajo que existe en ámbitos en los que me siento vista, escuchada y creída, y en los que sé que puedo lograr cambios.

No me dejaré amenazar, desanimar o disuadir por lo sucedido de decir la verdad. Nadie puede y nadie me la quitará. Mi voz seguirá siendo para siempre el activo más valioso que tengo.

Quiero dar las gracias a mis excelentes equipos de apelación y del juicio original por su incesante y duro trabajo. Quiero dar las gracias a todos los que me han apoyado y dirijo mi atención al creciente apoyo que he sentido y visto públicamente en los meses transcurridos desde el juicio, y a los esfuerzos que se han hecho para solidarizarse con mi historia. Cualquier superviviente sabe que la posibilidad de contar su historia a menudo se siente como el único alivio. No encuentro palabras suficientes para expresarles la esperanza que me inspira su fe en mí. No sólo para mí, sino para todos vosotros.

Gracias a todos. Hasta pronto».

Share this post:

Relacionados
Category

Suscríbete a nuestro boletín exclusivo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore