Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Bill Cosby es declarado culpable de abusar sexualmente de Judy Huth, de 16 años, en 1975

Un jurado civil declaró que Bill Cosby abusó sexualmente de Judy Huth en 1975, cuando ella tenía 16 años, y lo condenó a pagar 500.000 dólares.

El veredicto falló a favor de Huth, lo que su abogada, Gloria Allred, celebró como una victoria hacia un «cambio real», aunque no se concedió ninguna indemnización punitiva.

Huth, que ahora tiene 64 años, acusó a Cosby de atraerla a ella y a una amiga a la mansión unos días después de conocerlas en un parque. Alegó que Cosby la metió a solas en un dormitorio, se bajó el pantalón de chándal y luego le agarró la mano y la utilizó para masturbarse él mismo, forzándola a un acto sexual.

«Estaba eufórica», dijo Huth a la salida del tribunal, reaccionando al veredicto y diciendo a los periodistas que está agradecida por el jurado. «Han pasado tantos años, tantas lágrimas, es algo que ha tardado mucho en llegar».

Allred elogió a Huth, hablando con los periodistas fuera del tribunal en Santa Mónica, California, el martes por la tarde. «La difunta jueza de la Corte Suprema de los Estados Unidos Ruth Bader Ginsberg dijo una vez: ‘El cambio real, el cambio duradero ocurre un paso a la vez'», declaró Allred. «Hoy, nuestra cliente ganó un cambio real porque luchó contra Bill Cosby un paso a la vez durante más de siete años y medio. Demostró con el veredicto del jurado que el señor Cosby sí la agredió sexualmente cuando era menor de edad, y que debe ser considerado y fue responsabilizado por lo que le hizo.»

Allred señaló que el caso es el primero que va a juicio en virtud de la Ley de Víctimas de la Infancia, que protege a los supervivientes adultos de abusos sexuales a menores para que se presenten y pidan cuentas a su agresor años después. «Ella o él pueden presentarse años después, y tendrán derecho a hacerlo», dijo la abogada y activista de los derechos de la mujer fuera del tribunal.

El equipo de Cosby parecía satisfecho con el resultado. Cuando se leyó el veredicto, sin que se declararan daños punitivos, el portavoz de Cosby, Andrew Wyatt, sonrió en la tribuna y sus abogados salieron alegres de la sala.

En un comunicado emitido a los medios de comunicación, tras el veredicto, el portavoz de Cosby dijo, en parte: «Siempre hemos mantenido que Judy Huth, Gloria Allred y sus secuaces fabricaron estas falsas acusaciones, con el fin de obligar al Sr. Cosby a financiar su misión racista contra los hombres negros de éxito y realizados en América». El comunicado continuaba diciendo: «El Sr. Cosby sigue manteniendo su inocencia y luchará enérgicamente contra estas falsas acusaciones, para poder volver a llevar la búsqueda de la felicidad, la alegría y la risa al mundo.»

El jurado determinó que Cosby sí tuvo la intención de causar un contacto dañino u ofensivo con Huth y que se produjo un «contacto sexualmente ofensivo», al tiempo que determinó que Hugh fue «perjudicado» por la conducta de Cosby. El jurado concluyó que cualquier «persona normal, sin dudarlo» se habría sentido «perturbada, irritada, ofendida o perjudicada» por la conducta de Cosby. Nueve jurados votaron que estaban de acuerdo en que la conducta de Cosby estaba motivada por un «interés sexual anormal o no natural en una menor», mientras que tres jurados no estaban de acuerdo.

El juicio se centró en el testimonio de Huth y su amiga, Donna Samuelson, así como de otras dos mujeres que alegaron que Cosby también las había agredido sexualmente en 1975.

El veredicto se produjo después de casi tres días de deliberaciones, y de que el jurado tuviera que reiniciar esas deliberaciones desde el principio cuando un miembro del jurado fue excusado del caso, debido a un conflicto de agenda. El jurado formuló repetidas preguntas y se quedó atascado en cuanto a si el caso alcanzaba el nivel de daños punitivos. En medio de ese proceso, el equipo de Huth sugirió un veredicto parcial, mientras que el equipo de Cosby pidió la anulación del juicio, lo que supuso su tercera solicitud de anulación, todas ellas denegadas por el juez Craig Karlan.

El viernes pasado, el jurado estuvo a punto de llegar a un veredicto, pero tuvo que empezar de nuevo con sus deliberaciones el lunes por la mañana, cuando el presidente del jurado fue excusado del caso y sustituido por un suplente. El presidente del jurado dijo el viernes que los miembros del jurado habían llegado a un acuerdo sobre ocho de las nueve cuestiones que debían decidir. El juez Karlan dijo inicialmente que aceptaría un veredicto parcial el viernes por la tarde, pero cambió de opinión cuando un ayudante del sheriff le informó de que el juzgado cerraría en unos minutos. El lunes, el juez Karlan informó a ambas partes de que había reflexionado mucho sobre su decisión, e instruyó al jurado para que «no tuviera en cuenta» sus deliberaciones de la semana anterior y empezara de nuevo, diciendo: «Tengo fe en nuestro sistema de jurados… No me parece bien precipitar un veredicto en un caso tan importante».

El jurado tuvo problemas para llegar a un acuerdo sobre la pregunta del formulario de veredicto especial, en el que se preguntaba si Cosby había actuado con «malicia, opresión o fraude», lo que daría lugar a daños punitivos. (Finalmente, votaron por 9 a 3 que la conducta de Cosby no alcanzaba el nivel para conceder ninguna indemnización punitiva, y por 9 a 3 que la indemnización concedida a Huth debía ser de 500.000 dólares).

«Conseguir un resultado justo no siempre es fácil», explicó el juez Karlan al jurado el martes por la tarde, aproximadamente una hora antes de que finalmente alcanzaran un veredicto. El jurado expresó en el tribunal que estaba dividido en una cuestión concreta. «Si pueden resolverla, sería estupendo. Si no podéis, no podéis», explicó el juez al jurado. «Si estáis irremediablemente e impotentemente empatados, lo estáis».

En su declaración enviada a los medios de comunicación, el portavoz de Cosby, sugirió que estaba descontento con la decisión del juez de pedir al jurado que siguiera deliberando, afirmando que el jurado envió una nota a primera hora del día explicando que están «aparentemente estancados» y que deseaban «devolver el veredicto con un consenso» en la única pregunta relativa a los daños punitivos. «Esta es la noticia más sorprendente porque la Sra. Huth no pudo demostrar con pruebas claras y convincentes que el Sr. Cosby se comportó con malicia, opresión o fraude».

A primera hora de la mañana del martes, el juez hizo que ambas partes volvieran a argumentar el único punto de confusión para el jurado. Es muy poco habitual que los argumentos continúen en medio de las deliberaciones. En su último intento de convencer al jurado el martes, los abogados de Huth y Cosby tenían perspectivas muy diferentes.

«Ella no lo pidió. Ella no lo quería», dijo el abogado de Huth, Nathan Goldberg, quien dijo al jurado que Cosby «atrajo» a Huth a la mansión Playboy con una «cuidadosa planificación», afirmando que fue claramente malicioso. «Imagínese llevar a una menor a la Mansión Playboy. Se supone que ni siquiera debería estar allí», dijo Goldberg. «Sacar su pene … eso es malicioso. … Se supone que la gente no debe hacer esto en nuestra sociedad».

La abogada de Cosby, Jennifer Bonjean, instó al jurado a centrarse sólo en lo que Cosby pudo haberle hecho a Huth, y a no tener en cuenta opiniones o alegaciones externas. «No se puede decir que es él, que es un mal tipo», dijo la abogada, enfatizando que aunque no intenta «minimizar las creencias del jurado», tiene que haber un «rango de conducta reprobable». Bonjean dijo que, en este caso concreto, «no hubo drogas» ni «penetración», por lo que «no llega a ser doloso».

«Tenemos que decir que algunas cosas son peores que otras», dijo Bonjean. «Tenemos que tener un continuo (…) si no, sólo estamos haciendo justicia popular».

Bonjean también planteó preguntas sobre la cronología de los hechos, y dijo al jurado que un tema común del testimonio de Huth era que estaba «enfadada», pero no «angustiada» hasta el punto de que afectara a su vida cotidiana. «Cuarenta años después, ¿empieza a experimentar angustia?», dijo Bonjean. «No debería tardar 40 años en darse cuenta de que algo fue tan reprobable, como dice la demandante».

Anteriormente en el juicio, Huth testificó que ella y su amiga se sintieron como en una «aventura» cuando Cosby las invitó a la mansión. Pero se asustó cuando Cosby la hizo sentarse junto a él en una cama. Dijo que él intentó besarla y trató de meterle las manos en los pantalones. Ella se resistió, diciéndole que estaba en su período. En ese momento, dijo que Cosby se levantó y mantuvo su mano contra su pene hasta que él eyaculó.

«No era lo que yo quería en absoluto», dijo al jurado. «Me estaba volviendo loca».

Cosby, de 84 años, se acogió a su derecho a la Quinta Enmienda para no declarar y no asistió a este juicio. En su lugar, los jurados vieron fragmentos de su declaración grabada en vídeo, en la que dijo que nunca perseguiría a una menor para mantener relaciones sexuales. Los miembros del jurado también vieron extractos de una declaración de Hugh Hefner, tomada antes de su muerte en 2017.

Huth presentó su demanda en diciembre de 2014, cuando muchas otras mujeres estaban presentando acusaciones contra Cosby. La demanda se pospuso durante varios años, mientras Cosby se enfrentaba a dos juicios penales por agresión sexual en Pensilvania. La condena penal de Cosby fue anulada el año pasado, y fue liberado tras cumplir casi tres años en la prisión estatal.

Share this post:

Relacionados
Category

Suscríbete a nuestro boletín exclusivo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore