Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Amigos de la UCLA: Hay en Venezuela una política maligna de intentar destruir las universidades autónomas y semiautónomas

“En estos momentos, hay en Venezuela una política maligna de intentar destruir a las universidades autónomas y semiautónomas, o al menos de impedir su buen funcionamiento”.

La anterior afirmación provino del profesor marco Tulio Mendoza, presidente de la Asociación Amigos de la Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado” (UCLA), en el marco de una desgarradora descripción de la actual situación por la que pasa nuestra máxima casa de estudios superiores.

Mendoza dejó ver tal criterio en rueda de prensa que ofreciera junto a los también directivos de la misma institución, Gerardo Álvarez, Raúl Azparren, Lino Palencia y Rubén Hurtado.

Ya son 60 años

De entrada, recordó Mendoza que, el 22 de septiembre próximo, la UCLA cumple 60 años de haber sido fundada.

–Son 60 años –dijo— en que nuestra universidad ha ofrecido un balance de 36.000 egresados, de altísima calidad, una calidad que ellos han podido demostrar, no solamente en Venezuela, sino en otras partes del mundo.

–Lamentablemente, esta institución, que sigue siendo orgullo de los larenses a pesar de todo, hoy se halla bastante deteriorada, tanto en sus instalaciones físicas como en su parte administrativa.

–Por ello, creemos que la colectividad larense debe tomar y levantar las banderas de la defensa de su universidad.

Si bien reconoció Mendoza que es altamente enaltecedor el hecho de que ocasionalmente algunos alumnos y profesores, por iniciativa propia, asuman la refacción y reposición de algunas instalaciones universitarias, “es lógico entender que ello se debe al sentido de pertenencia de ellos para con su institución”.

–Pero eso no es, obviamente, ni de cerca, la solución adecuada, que debe estar es en manos del Estado.

La plataforma tecnológica

Con voz de preocupación, el declarante denunció que hasta la plataforma tecnológica de la UCLA está a punto de colapsar, pues se halla en un muy alto estado de deterioro, y que el costo de su reposición ronda los 70.000 dólares.

Lo paradójico es que, en todo el mundo, lo gobiernos protegen su academia, su universidad, y la tienen como prioridad, todo lo contrario de lo que aquí ocurre, pues pareciera que hay la aviesa intención de destruir a las universidades.

¿Y cuál será la razón…?

–Hay que preguntárselo a quienes hoy están gobernando y destruyéndolas.   

A manera de reforzar sus asertos, Mendoza destacó el hecho de que la inversión de recursos para las universidades en Venezuela tiene en estos momentos el nivel más bajo de Latinoamérica, después de Haití, con apenas un 7 por ciento.

–Pero, incluso, el de la Universidad Central de Venezuela, que es la casa de estudios superiores más grande del país, apenas recibe en estos momentos sólo el 5 por ciento del presupuesto nacional.

Para muy poco

Tras hacer una serie de consideraciones, todas “tristes y lamentables”, el declarante informó que lo que le llega a la UCLA apenas alcanza para pagar los bajos sueldos del personal, y algunos costos administrativos.

Luego, ante una pregunta, dijo que la UCLA llegó a tener en algún momento antes de la pandemia con unos 20.000 estudiantes, y que hoy en día apenas cuenta con 8.000 alumnos, por lo que ahora no hay problemas de cupo.

–Al contrario, lo que sobra son las ofertas de carreras en todos los decanatos, pero, lamentablemente, hoy en día, a los muchachos ya no les atrae mucho la universidad, por considerar que, ahora, en Venezuela, la carrera universitaria no vale la pena, y en otros casos, por la carencia de recursos económicos.

Igual –dijo— ocurre con los profesores universitarios, por los bajos ingresos que perciben.

Reinaldo Gómez

Gráficas: Ángel Zambrano

Tags

Share this post:

Relacionados
Category

Suscríbete a nuestro boletín exclusivo

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore