El Papa Francisco dice que la homosexualidad no es un delito

Papa Francisco

El papa Francisco criticó las leyes que criminalizan la homosexualidad como «injustas», dijo que Dios ama a todos sus hijos tal como son y pidió a los obispos católicos que apoyan las leyes que acojan a las personas LGBTQ en la iglesia.

«Ser homosexual no es un crimen», dijo Francisco durante una entrevista exclusiva el martes con The Associated Press.

Francisco reconoció que los obispos católicos en algunas partes del mundo apoyan leyes que criminalizan la homosexualidad o discriminan a la comunidad LGBTQ, y él mismo se refirió al tema en términos de «pecado». Pero atribuyó esas actitudes a antecedentes culturales, y dijo que los obispos en particular necesitan someterse a un proceso de cambio para reconocer la dignidad de todos.

«Estos obispos tienen que tener un proceso de conversión», dijo, y añadió que deben aplicar «la ternura, por favor, como Dios tiene para cada uno de nosotros.»

Los comentarios de Francisco son los primeros pronunciados por un Papa sobre este tipo de leyes, pero son coherentes con su enfoque general de la comunidad LGBTQ y su creencia de que la Iglesia católica debe acoger a todos y no discriminar.

Unos 67 países o jurisdicciones de todo el mundo penalizan la actividad sexual consentida entre personas del mismo sexo, 11 de los cuales pueden imponer o imponen la pena de muerte, según The Human Dignity Trust, que trabaja para poner fin a tales leyes. Los expertos afirman que incluso allí donde las leyes no se aplican, contribuyen al acoso, la estigmatización y la violencia contra las personas LGBTQ.

En Estados Unidos, más de una docena de estados siguen manteniendo leyes contra la sodomía, a pesar de que una sentencia del Tribunal Supremo de 2003 las declaró inconstitucionales. Los defensores de los derechos de los homosexuales afirman que estas leyes anticuadas se utilizan para acosar a los homosexuales, y señalan la nueva legislación, como la ley «Don’t say gay» de Florida, que prohíbe la instrucción sobre orientación sexual e identidad de género desde el jardín de infancia hasta tercer grado, como prueba de los continuos esfuerzos por marginar a las personas LGBTQ.

Las Naciones Unidas han pedido en repetidas ocasiones que se ponga fin a las leyes que penalizan la homosexualidad sin más, afirmando que violan el derecho a la intimidad y a no sufrir discriminación y que constituyen un incumplimiento de las obligaciones de los países, en virtud del derecho internacional, de proteger los derechos humanos de todas las personas, independientemente de su orientación sexual o identidad de género.

Declarando que tales leyes son «injustas», Francisco dijo que la Iglesia Católica puede y debe trabajar para ponerles fin. «Debe hacerlo. Debe hacerlo», dijo.

Francisco citó el Catecismo de la Iglesia Católica al afirmar que los homosexuales deben ser acogidos y respetados, y no deben ser marginados ni discriminados.

«Todos somos hijos de Dios, y Dios nos ama como somos y por la fuerza que cada uno de nosotros lucha por nuestra dignidad», dijo Francisco, en declaraciones a la AP en el hotel del Vaticano donde vive.

Las declaraciones de Francisco se producen antes de un viaje a África, donde este tipo de leyes son tan comunes como en Oriente Próximo. Muchas datan de la época colonial británica o se inspiran en la ley islámica. Algunos obispos católicos las han defendido con firmeza por considerarlas coherentes con las enseñanzas del Vaticano, mientras que otros han pedido que se deroguen por considerarlas una violación de la dignidad humana básica.

En 2019, se esperaba que Francisco emitiera una declaración oponiéndose a la criminalización de la homosexualidad durante una reunión con grupos de derechos humanos que realizaron investigaciones sobre los efectos de tales leyes y las llamadas «terapias de conversión.»

Al final, después de que se filtrara la noticia de la audiencia, el Papa no se reunió con los grupos. En cambio, sí lo hizo el número 2 del Vaticano y reafirmó «la dignidad de toda persona humana y contra toda forma de violencia.»

No había indicios de que Francisco se pronunciara ahora sobre este tipo de leyes porque su predecesor, el Papa Benedicto XVI, más conservador, falleció recientemente. La cuestión nunca se había planteado en una entrevista, pero Francisco respondió de buen grado, citando incluso las estadísticas sobre el número de países en los que la homosexualidad está penalizada.

El martes, Francisco dijo que era necesario distinguir entre un delito y un pecado con respecto a la homosexualidad.

«No es un crimen. Sí, pero es un pecado», dijo. «Bien, pero primero distingamos entre un pecado y un crimen».

La enseñanza católica sostiene que, si bien los homosexuales deben ser tratados con respeto, los actos homosexuales son «intrínsecamente desordenados.» Francisco no ha cambiado esa enseñanza, pero ha hecho del acercamiento a la comunidad LGBTQ un sello distintivo de su papado.

Empezando por su famosa declaración de 2013: «¿Quién soy yo para juzgar?» – cuando le preguntaron por un supuesto sacerdote gay-, Francisco ha seguido atendiendo repetida y públicamente a la comunidad gay y trans. Como arzobispo de Buenos Aires, se mostró a favor de conceder protección legal a las parejas del mismo sexo como alternativa al matrimonio homosexual, que la doctrina católica prohíbe.

A pesar de este acercamiento, Francisco fue criticado por la comunidad católica LGBTQ por un decreto de 2021 de la oficina de doctrina del Vaticano que decía que la Iglesia no puede bendecir las uniones entre personas del mismo sexo.

En 2008, el Vaticano se negó a firmar una declaración de la ONU que pedía la despenalización de la homosexualidad, quejándose de que el texto iba más allá del alcance original. En una declaración de entonces, el Vaticano instó a los países a evitar la «injusta discriminación» contra los homosexuales y a poner fin a las penas contra ellos.

 

ENLACE ORIGINAL: The AP Interview: Pope says homosexuality not a crime | AP News

 

VEA TAMBIÉN: https://entornointeligente.com/2022/12/06/vladimir-putin-firma-una-ley-que-prohibe-cualquier-tipo-de-informacion-que-pueda-promover-la-homosexualidad/