Se registra tiroteo en Iglesia Lakewood de Houston Texas

Home » Technology » Se registra tiroteo en Iglesia Lakewood de Houston Texas
Se registra tiroteo en Iglesia Lakewood de Houston Texas

Una mujer entró en una megaiglesia de Houston con un niño y empezó a disparar. Esto es lo que sabemos

   

(CNN) — Las autoridades están investigando un tiroteo ocurrido este domingo por la tarde contra el pastor Joel Osteen de la iglesia Lakewood, aproximadamente a 10 kilómetros del centro de Houston, en la que, según dijeron, una mujer entró acompañada por un niño pequeño y comenzó a disparar antes de que la Policía la matara.null

La mujer, que se estima tiene entre 30 y 35 años, entró a la megaiglesia poco antes de las 2 p.m. vestida con una gabardina y armada con un rifle largo y una mochila, dijo el jefe de Policía de Houston, Troy Finner, en una conferencia de prensa este domingo por la tarde.

El niño pequeño fue alcanzado durante el tiroteo y se encuentra en el hospital en estado crítico, dijo el jefe de Policía. La Policía no ha compartido detalles sobre el posible motivo del tiroteo ni ha dicho cuál es la relación de la mujer con el niño que la acompañaba. Otro hombre también resultó herido.

El tiroteo es solo el último ejemplo de violencia armada que interrumpe la vida estadounidense en un lugar que alguna vez se consideró seguro: este era un lugar de culto. Otros han estado en escuelas, tiendas de comestibles, centros comerciales, hospitales, campus universitarios y fiestas en casas.

Esto es lo que sabemos.

Las autoridades dicen que una mujer abrió fuego en la iglesia Lakewood el domingo 11 de febrero de 2024 en Houston, Texas. (Crédito: Jennifer Lake/SIPAPRE/Sipa/AP)

Dos agentes del orden fuera de servicio confrontaron a la atacante

La mujer ingresó a la iglesia acompañada por un niño que Finner estimó que tenía entre “4 y 5 años”.

“Una vez que entró, en un momento comenzó a disparar”, dijo el jefe de la Policía.

Estuvieron presentes dos agentes fuera de servicio: un agente del Departamento de Policía de Houston de 28 años y un agente de 38 años de la Comisión de Bebidas Alcohólicas de Texas, ambos con menos de cinco años de servicio. Los dos agentes se enfrentaron al tirador y ella resultó herida, dijo el jefe de Policía.

La mujer murió en el lugar, dijo Finner. El niño también fue alcanzado y fue trasladado al hospital en estado crítico, pero no está claro quién disparó el tiro que hirió al niño. CNN se comunicó con la Policía para obtener más información.

“Quiero felicitar a esos agentes. Tenía un arma larga y podría haber sido mucho peor”, dijo Finner. «Pero dieron un paso al frente e hicieron su trabajo, y quiero agradecerles por eso».

Un hombre también recibió un disparo en la pierna y buscó tratamiento en un hospital local, dijo Finner. El hombre se encontraba en condición estable, dijeron las autoridades.

Ambos agentes que se enfrentaron al tirador serán puestos en funciones administrativas en espera de la investigación, como es el protocolo con tiroteos en los que participan agentes, dijo Finner.

“Es traumático no solo para nuestra comunidad, sino ciertamente es traumático para los agentes que tuvieron que tomar una vida y también nos preocupamos por su salud mental, por lo que nuestras oraciones están con ellos”, dijo el jefe de bomberos de Houston, Samuel Peña, en una conferencia de prensa el domingo.

La mujer también amenazó con una bomba

La atacante también amenazó con que tenía una bomba, pero las autoridades registraron su vehículo y su mochila y no encontraron explosivos, dijo el jefe de Policía de Houston.

También roció “algún tipo de sustancia en el suelo”, dijo Finner, pero no compartió más detalles. Peña dijo que las autoridades de bomberos estaban en el lugar y que iban a “tomarse nuestro tiempo para asegurarnos de que cualquier problema, cualquier riesgo que veamos sea examinado adecuadamente”.

“En este momento, puedo decir con seguridad que no hemos encontrado nada que sea de preocupación para nuestra comunidad o para este lugar, pero nos tomaremos nuestro tiempo para asegurarnos de analizar todos los aspectos”, añadió el jefe de bomberos.

CNN se comunicó con el Departamento de Bomberos de Houston para obtener más información.

Las autoridades realizarán una búsqueda metódica en el edificio de la megaiglesia, ubicada en lo que solía ser un estadio deportivo, pero no creen que haya más peligro para el público, dijo el jefe de policía. El tiroteo pareció ser un incidente aislado, añadió.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que ha estado en contacto con funcionarios locales y estatales y ofreció “todo el apoyo y los recursos” del estado para ayudar a la comunidad.

“Únase a Cecilia y a mí para orar por su comunidad durante este momento difícil y por los valientes hombres y mujeres vestidos de azul que actuaron rápidamente para responder a esta tragedia”, agregó Abbott.

Testigo describe sonido ‘errático’ de disparos y gritos

El tiroteo se produjo mientras la iglesia estaba “entre servicios” y se preparaba para ir a un servicio en español, dijo Osteen, el pastor, en la conferencia de prensa de este domingo.

“Estamos devastados”, dijo. “Hemos estado aquí 65 años y que alguien haya disparado en tu iglesia…”

Osteen añadió más tarde: “Sólo puedo imaginar si hubiera sucedido durante el servicio de las 11 en punto”.

Una mujer que estaba dentro de la iglesia en el momento del tiroteo le dijo a KHOU, afiliada de CNN, que Osteen estaba saludando a todos después del final del servicio y que ella fue una de las últimas personas en saludarlo.

Poco después, le dijo a la estación de noticias que escuchó golpes repetidos, casi como “sonidos mecánicos”.

“Casi sonaba como si estuvieran desmantelando mesas plegables y dejándolas caer al suelo”, dijo. «Pero eran erráticos».

Luego, la mujer dijo que escuchó otra serie de disparos y vio gente gritando y corriendo. Corrió a una habitación y se metió dentro con varias otras personas, incluido un niño. El grupo puso dos grandes listones de madera en la puerta para evitar que se abriera y luego comenzaron a orar.

“Estábamos agradecidos”, dijo. “Podríamos haber sido una víctima. Nos podrían haber disparado