Biden y López Obrador abren con brusquedad sus reuniones en México

Joe Biden, Andrés Manuel López Obrador

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, retó al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a poner fin a una actitud de «abandono» y «desprecio» hacia América Latina y el Caribe, al reunirse ambos líderes el lunes, en lo que fue una brusca apertura de una cumbre de líderes norteamericanos.

Los comentarios contrastaron con las muestras públicas de afecto entre López Obrador y Biden poco antes, cuando se sonrieron, abrazaron y estrecharon la mano ante las cámaras. Pero una vez que ambos se sentaron en una ornamentada sala del Palacio Nacional, flanqueados por delegaciones de altos funcionarios, las tensiones no tardaron en aflorar.

La mayor parte del trabajo de la cumbre se desarrollará el martes, cuando los dos líderes y el Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, mantendrán horas de conversaciones. La migración, tanto legal como ilegal, y la seguridad fronteriza serán temas clave.

El lunes, López Obrador retó a Biden a mejorar la vida en la región, diciéndole que «usted tiene la llave en la mano».

«Este es el momento para que determinemos acabar con este abandono, este desdén y este olvido por América Latina y el Caribe«, dijo.

También se quejó de que demasiadas importaciones vienen de Asia en lugar de producirse en América.

«Nos preguntamos, ¿no podríamos producir en América lo que consumimos?», dijo. «Por supuesto».

Biden respondió defendiendo los miles de millones de dólares que Estados Unidos gasta en ayuda exterior en todo el mundo, diciendo que «desafortunadamente nuestra responsabilidad no termina en el hemisferio occidental.» Y se refirió a las muertes en Estados Unidos por fentanilo, una droga que fluye por la frontera desde México.

Aunque ambos se comprometieron a trabajar juntos, fue un intercambio notablemente brusco, que se puso de manifiesto ante los periodistas. Se reunieron en privado durante aproximadamente una hora antes de cenar con Trudeau y sus esposas.

Los tres países se esfuerzan por gestionar la afluencia de personas que llegan a Norteamérica y por acabar con los contrabandistas que se lucran convenciendo a los migrantes para que hagan el peligroso viaje a Estados Unidos.

Además, Canadá y Estados Unidos acusan a López Obrador de violar un pacto de libre comercio al favorecer a la empresa estatal mexicana frente a las centrales eléctricas construidas por inversores extranjeros y privados. Mientras tanto, a Trudeau y López Obrador les preocupan los esfuerzos de Biden por impulsar la fabricación nacional, lo que genera inquietud por la posibilidad de que los vecinos estadounidenses se queden rezagados.

Biden y López Obrador tampoco se han llevado especialmente bien en los dos últimos años. El año pasado, López Obrador faltó a una cumbre en Los Ángeles porque Biden no invitó a los regímenes autoritarios de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Sin embargo, ha habido intentos de descongelar la relación. Biden se esforzó por volar al nuevo aeropuerto internacional Felipe Ángeles, un proyecto muy apreciado por el presidente mexicano a pesar de que ha sido fuente de controversia.

El aeropuerto, que costará 4.100 millones de dólares cuando esté terminado, está a más de una hora en coche al norte del centro de la ciudad, tiene pocos vuelos y hasta hace poco carecía de agua potable. Sin embargo, es uno de los proyectos clave que López Obrador se apresura a terminar antes de que termine su mandato el año que viene, junto con una refinería de petróleo, un tren turístico en la península de Yucatán y un tren que una los puertos marítimos de la costa del Golfo y del Pacífico.

Los dos líderes llegaron a Ciudad de México en la limusina de Biden. López Obrador quedó fascinado por el vehículo presidencial conocido como «la bestia», y dijo que Biden «me enseñó cómo funcionan los botones».

En un comentario notablemente afectuoso, el presidente mexicano describió el primer encuentro del viaje de los dos líderes como «muy agradable», y dijo que «el presidente Biden es una persona simpática».

Estados Unidos y México también han llegado a un acuerdo sobre un importante cambio en la política migratoria, que Biden anunció la semana pasada.

Según el plan, Estados Unidos devolverá al otro lado de la frontera a 30.000 inmigrantes ilegales al mes procedentes de Cuba, Nicaragua, Haití y Venezuela, de entre los que entraron ilegalmente en Estados Unidos. Los inmigrantes que llegan de esos cuatro países no son devueltos fácilmente a sus países de origen por diversas razones.

Además, 30.000 personas al mes de esas cuatro naciones que consigan patrocinadores, controles de antecedentes y un vuelo de avión a Estados Unidos podrán trabajar legalmente en el país durante dos años.

El lunes, antes de que comenzara la cumbre, López Obrador dijo que consideraría aceptar más migrantes de los anunciados previamente.

«No queremos adelantar cosas, pero esto es parte de lo que vamos a hablar en la cumbre», dijo López Obrador. «Apoyamos este tipo de medidas, para darle a la gente opciones, alternativas», dijo, y agregó que «es posible que aumenten las cifras».

Es probable que México también exija un aumento de las personas que reciben autorización de trabajo en Estados Unidos para poder acoger a más migrantes que están siendo expulsados.

Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Biden, advirtió que aún no había nada decidido.

«Lo que necesitamos es ver cómo funciona en la práctica el programa anunciado la semana pasada, qué ajustes hay que hacer a ese programa, si es que hay que hacer alguno, y entonces podremos hablar de dar los siguientes pasos», dijo.

De camino a México, Biden se detuvo en El Paso (Texas) durante cuatro horas, su primera visita a la frontera como presidente y la más larga que ha realizado a lo largo de la línea entre Estados Unidos y México. La visita estuvo muy controlada y pareció diseñada para contrarrestar las afirmaciones republicanas de una situación de crisis, mostrando una operación sin problemas para procesar a los migrantes que entran legalmente, eliminar el contrabando y tratar humanamente a los que han entrado ilegalmente.

Pero es probable que el viaje no sirviera para acallar las críticas de ambos bandos.

El número de inmigrantes ilegales que cruzan la frontera entre Estados Unidos y México ha aumentado drásticamente durante los dos primeros años de Biden en el cargo. Hubo más de 2,38 millones de paradas durante el año que terminó el 30 de septiembre, la primera vez que la cifra superó los 2 millones.

El lunes por la tarde, López Obrador dio la bienvenida formal a Biden en el Palacio Nacional, la primera vez desde 2014 que México recibe a un presidente estadounidense.

En una muestra de solidaridad, las primeras damas de Estados Unidos y México pronunciaron el mismo discurso, alternando entre Jill Biden en inglés y Beatriz Gutiérrez Müller en español.

Previamente, Jill Biden se reunió con mujeres de los ámbitos de la educación, el arte y los negocios, la mayoría de ellas beneficiarias de programas de cooperación o becas estadounidenses.

«Haced lo que queráis, pero enseñad a los demás», dijo Jill Biden.

Se espera que Biden continúe su primer viaje a México como presidente con otro a Canadá, aunque aún no tiene fecha.

 

ENLACE ORIGINAL: Biden, López Obrador Open Mexico Meetings With Brusque Talk | NTD

 

VEA TAMBIÉN: https://entornointeligente.com/2022/12/12/miles-de-inmigrantes-ilegales-irrumpen-en-el-paso-texas/