Rusia eleva a 89 el número de muertos y culpa al uso de teléfonos móviles por parte de sus soldados

Rusia, Ucrania

El Ministerio de Defensa de Rusia ha responsabilizado al uso ilegal de teléfonos móviles del mortífero ataque ucraniano con misiles en el que murieron 89 soldados, lo que eleva significativamente el número de víctimas mortales.

Moscú había dicho anteriormente que 63 soldados rusos murieron en el ataque de Nochevieja, pero el miércoles anunció que se habían encontrado más cadáveres bajo los escombros.

La reacción del Ministerio se produjo en medio del creciente enfado de algunos comentaristas rusos, cada vez más críticos con lo que consideran una campaña poco entusiasta en Ucrania.

La mayor parte de la ira en las redes sociales se dirigió a los mandos militares y no al presidente ruso, Vladimir Putin.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que cuatro misiles ucranianos alcanzaron un cuartel ruso temporal en una escuela de formación profesional en Makiivka, la ciudad gemela de la capital regional de Donetsk, ocupada por Rusia en el este de Ucrania.

El ejército ucraniano ha dicho que lanzó un ataque que provocó la pérdida de material ruso y posiblemente de personal cerca de Makiivka, pero no ha dado más detalles.

Ucrania ha dicho que hasta 400 rusos murieron.

Aunque se ha iniciado una investigación oficial, el principal motivo del ataque fue claramente el uso masivo ilegal de teléfonos móviles por parte de los militares, según el ministerio ruso.

«Este factor permitió al enemigo rastrear y determinar las coordenadas de la ubicación de los soldados para lanzar un ataque con misiles», afirmó en un comunicado.

Los rusos lloran la muerte de los militares

El nuevo anuncio se produjo después de que los dolientes se reunieran en varias ciudades de la región del Volga de Samara -de donde procedían algunos de los militares- para llorar a los fallecidos.

Unas 200 personas depositaron rosas y coronas de flores en una céntrica plaza de la ciudad de Samara, de donde procedían algunos de los militares, mientras un sacerdote ortodoxo recitaba una oración.

Los soldados también dispararon una salva de artillería en la conmemoración, en la que se pudo ver a algunos de los dolientes sosteniendo banderas del partido Rusia Unida del Presidente Vladimir Putin.

«Es muy duro. Da miedo. Pero no podemos quebrarnos. El dolor une», dijo en la ceremonia Ekaterina Kolotovkina, jefa de un grupo de cónyuges de militares.

Los medios de comunicación locales informaron de concentraciones similares en otras partes de la región de Samara.

Las muertes suscitaron de inmediato en Rusia fuertes críticas en Internet contra los altos mandos del ejército, incluso por parte de comentaristas nacionalistas favorables a la intervención militar rusa.

Los corresponsales militares rusos, que han ganado influencia en los últimos meses, afirmaron que podrían haber muerto cientos de personas y acusaron a los altos mandos de Rusia de no aprender de los errores del pasado.

La indignación se ha visto amplificada por los informes de que muchas de las víctimas eran reservistas recientemente movilizados al ejército.

También se ha informado de que los militares estaban acuartelados junto a un depósito de municiones que explotó en el ataque.

«¿Qué conclusiones se sacarán? ¿Quién será castigado?» escribió en las redes sociales Mikhail Matveyev, diputado del Parlamento ruso en representación de Samara.

La cuenta de Telegram Rybar, que tiene cerca de un millón de seguidores, dijo que era «criminalmente ingenuo» que el ejército almacenara municiones junto a los dormitorios.

Putin aún no ha reaccionado al ataque de Makiivka, que se produce durante las vacaciones previas a la Navidad ortodoxa, que muchos rusos pasan con sus familias.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, no mencionó el ataque en un discurso en vídeo el martes, en el que dijo que Rusia estaba dispuesta a lanzar una gran ofensiva para mejorar su suerte.

«No tenemos ninguna duda de que los actuales amos de Rusia lanzarán todo lo que les queda y a todos los que puedan reunir para intentar cambiar el curso de la guerra y al menos retrasar su derrota», dijo Zelenskyy en un discurso en vídeo.

Llamamientos a la venganza

En la reunión de Samara, Kolotovkina, esposa de un general, dijo que había pedido a su marido que «vengara» a las víctimas.

«Aplastaremos juntos al enemigo. No nos queda otra opción», dijo a los dolientes.

Según el Ministerio de Defensa, el ataque se llevó a cabo con sistemas de cohetes Himars, suministrados a Ucrania por Estados Unidos.

Estos sistemas han permitido a las fuerzas ucranianas atacar mucho más profundamente en territorio ruso y se les ha atribuido una serie de reveses en el campo de batalla para Rusia en los últimos meses.

Ucrania, por su parte, ha declarado que desde Nochevieja se ha enfrentado a oleadas de ataques rusos con drones y misiles, dirigidos principalmente contra infraestructuras energéticas y otras infraestructuras críticas.

Zelenskyy declaró el lunes que el ejército había derribado 80 drones de fabricación iraní entre el domingo y el lunes.

Pero los combates más duros se están librando en torno a la ciudad de Bajmut, en el este de Ucrania, una localidad de escasa importancia estratégica aparente que las fuerzas rusas dirigidas por el grupo mercenario Wagner llevan meses intentando capturar.

El jefe de Wagner, Yevgeny Prigozhin, un hombre de negocios cercano a Putin, admitió en una entrevista que los combates eran duros y afirmó que las fuerzas ucranianas habían convertido «cada casa en una fortaleza».

Prigozhin declaró el martes a la agencia de noticias rusa Ria-Novosti que, en ocasiones, sus hombres luchaban «varias semanas por una sola casa».

Putin tiene previsto entrevistarse el miércoles con el presidente turco, Tayyip Erdogan, según declaró a Interfax el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, en la última de las conversaciones que ambos han mantenido desde el inicio de la guerra.

El año pasado, Turquía actuó como mediador junto a las Naciones Unidas para establecer un acuerdo que permitiera la exportación de grano desde los puertos ucranianos, pero las posibilidades de que se celebren conversaciones de paz serias parecen remotas, sobre todo porque los combates siguen recrudeciéndose.

 

ENLACE ORIGINAL: Russia raises death toll to 89, blames soldiers’ mobile phone use for Ukraine’s strike in Donetsk’s Makiivka – ABC News

 

VEA TAMBIÉN: https://entornointeligente.com/2023/01/03/crece-la-furia-rusa-por-el-ataque-de-ucrania-que-mato-a-decenas-de-soldados-de-putin/